Las travesuras no entienden de fronteras

¿Reirse de las desgracias ajenas es de mala educación?



 Pero cuando son accidentes pequeños y sin importancia, y nadie sale lastimado y  si son los niños que están implicados es realmente divertido.


Las travesuras no entienden de fronteras y los niños de todo el mundo viven situaciones inverosímiles pero reales. En este vídeo de 2' aparecen situaciones de la vida cotidiana donde los niños hacen sufrir a los mayores o incluso ellos mismos son las víctimas de circunstancias surrealistas.

Creo que todos nos podemos sentir identificados con alguna de estas situaciones: tirar una taza de café, quitar una silla, gastar una broma de mal gusto, etc.

Y seamos sinceros ¿no nos gustaría a veces a los adultos ser niños para tener la libertad de hacer alguna de estas bromas?

Divierte con las siguientes imagenes.





















                                         


INFORMATIVE NEWS.COM

DERECHOS RESERVADOS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario