Historia real El duende



Un día mis primas y yo discutíamos sobre quien era la niña más bonita, la de mejor cabello o la de más finos rasgos, mi abuelito Enrique se acercó a nosotras y nos preguntó:

-¿Por qué es tan importante ser la más bonita?

Una de mis primas contesto

–Para gustarles a los niños y poder elegir al mejor esposo

(ahora que lo pienso, ¿porque nos preocupaba ese tema si ninguna tenía una edad superior a los 11 años?).

Mi abuelito sonrió y nos preguntó – ¿Qué pasaría si a un duende le gustaras y no a un niño?, sobra decir que todas nos quedamos mudas pues no sabíamos que decir, mi abuelo se sentó en su mecedor, nos acomodamos a su alrededor y nos narró la siguiente historia.

Mi abuelo nos comentó que al poco tiempo de contraer nupcias con mi abuelita se mudaron a una casa en la ciudad de Poza Rica, Veracruz. En esa colonia conocieron a la Sra. Mercedes y al Sr. Vicente, sus nuevos vecinos. Mi abuelo los describe como un matrimonio joven, muy unido y alegre.

Ella poseedora de una gran belleza (mi abuelo la comparaba con la finada actriz Miroslava) y Vicente un hombre alto, bien parecido y gallardo porte. Solo les hacía falta algo, un hijo, el más grande anhelo de la pareja.

En un día muy frio mi abuela salió temprano a regar sus plantas como todos los días y observo a una persona con ropas ligeras sentada en el umbral de la puerta de sus vecinos, era Mercedes sentada con una mirada de preocupación y miedo. Mi abuela le pregunto si podía ayudarle, la joven contesto que todo estaba bien.

Mi abuelita insistió y la invito a su casa para tomar un café acompañado con pan. Mientras desayunaban mi abuelita volvió a preguntar sobre él porque estaba en su puerta en un día tan frió. Dudando un poco, Mercedes empezó a narrar lo que sucedía en su casa.

Mercedes comento que tenían en la casa escasos dos años, todo marchaba sin mayor relevancia en los primeros meses, es hasta pasado un año que empezó la pesadilla. Mercedes relata que comenzó con cosas pequeñas, le movían de lugar sus cosas, le escondían otras, sentía la presencia de alguien en la casa incluso escuchaba la respiración. Cuando lo comento con Don Vicente este solo le dijo que era su imaginación, que se tranquilizara.

Los días pasaban y las manifestaciones también, en cierta ocasión cuando estaba sentada en su sillón leyendo un libro observo como a lado de ella se sumía el cojín del sillón como si alguien invisible se sentara. Otro día, mientras intentaba dormir una siesta sintió como alguien se acostaba a su lado, al voltear vio como el colchón tenía la forma de una persona de corta estatura acostado.

La experiencia más fuerte fue ese día, cuando se preparaba para tomar un baño, al estar totalmente desnuda sintió como unas frías manos empezaron a tocar todo su cuerpo. Esto lleno de terror su corazón, salió corriendo del baño, se puso lo primero que estaba a mano para vestirse y al no saber a dónde ir se quedó en su puerta a espera el regreso de su marido. Mi abuela le pregunto por qué no pidió ayuda a lo que contesto, -¿Quién creería que un hombre invisible trato de abusar de mí?

Mi abuela le comento que conocía a alguien que podría ayudarle, un chamán que vivía en el pueblo natal de mi abuelita. Mercedes acepto, después de convencer a Vicente que la acompañara, la pareja y mis abuelos partieron a buscar la ayuda que la pareja requería.

El chamán les comento que su problema es que en su casa vivía un duende, normalmente son traviesos mas no agresivos, el problema con este duende es que se había enamorado de Mercedes y la quería para él. Les comento que este ser era el causante que no pudieran concebir un hijo pues siempre estaba acostado en medio de la pareja pues no quería que Vicente tocara a la mujer que el duende consideraba suya.

El brujo les comento que salir de domicilio no sirve pues el duende los seguirá a todos lados, la única solución era que Mercedes corriera a este ser de su hogar. Las dos parejas y el chamán regresaron a la casa y se inició un ritual para atraer al duende. Se usó copan para purificar en ambiente, mi abuelo jura que vio como el humo se movía como si alguien invisible lo cruzara, el chamán dijo una oración y señalo a una esquina, el hombre nos dijo que en ese lugar estaba el duende, viendo hacia ese lugar Mercedes hablo con el ser como si lo viera y le comento que ella estaba casada, que amaba a Vicente, que Dios había bendecido su enlace y que no lo quería. En ese momento se escuchó un grito horrible, una fuerza golpeo a Vicente en el rostro dejándole cuatro rasguños en la mejilla, después de romperse una ventana todo quedo en calma.

El Chaman comento que todo había terminado pues el duende se había ido. Solo el tiempo le daría la razón al chaman pues los hechos se acabaron, el ambiente en su casa cambio y al poco tiempo se cumplió su anhelo, tuvieron un hermoso bebe varón. Al paso de los años todo estaba tranquilo en ese hogar, solo una cosa helaba la sangre de esa pareja, cuando su hijo les decía que en ocasiones veía a un hombrecito con rostro muy molesto mirando desde la ventana.

Es lo que mi abuelito contaba…

INFORMATIVE NEWS.COM

DERECHOS RESERVADOS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario